Dr. Irarrázaval y la Unidad reciben importante reconocimiento de la Asociación Americana de Psiquiatría Infantil

img_2586-2 img_6878 img_9931

Matías Irarrázaval, docente de la Unidad, fue recientemente galardonado con el Premio Internacional Paramjit Toor Joshi, otorgado por la Academia Americana de Psiquiatría de Niños y Adolescentes (AACAP, por sus siglas en inglés). Este premio fue creado para reconocer el liderazgo de profesionales que están comprometidos con la mejoría de los servicios de salud mental para niños y adolescentes de todo el mundo, y especialmente en su comunidad local.

La AACAP entrega este premio anualmente, y está abierto a todos los médicos internacionales: pediatras, médicos de familia, psiquiatras de adultos, psiquiatra infantil, y otros médicos que trabajan principalmente con niños y adolescentes que prestan servicios de salud mental.

“El premio es una buena oportunidad para agradecer a mi familia y a mis mentores, además de potenciar el trabajo que estamos realizando en el Instituto Milenio para la Investigación en Depresión y Personalidad (MIDAP), y la Unidad de Psiquiatría del Niño y del Adolescente de la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Chile”, destacó Matías Irarrázaval.

Además del reconocimiento, el premio consiste en un programa especial en el que se asignan dos mentores y se hacen redes con otros líderes de la AACAP para desarrollar un plan que permita mejorar los servicios de salud mental para niños, adolescentes y sus familias en Chile y Latinoamérica.

“La colaboración nacional e internacional es el único camino que tenemos para mejorar la salud mental infantil. Desarrollar buenos vínculos y trabajo en conjunto con la Sociedad de Psiquiatría de Niños y Adolescentes de Estados Unidos –que es la más activa y extensa del mundo– es una valiosa oportunidad para buscar soluciones que permitan mejorar la salud mental en Chile y la región”, agregó el psiquiatra.

La mayoría de las enfermedades psiquiátricas comienzan en la infancia y la adolescencia, lo que se refleja en que 1 de cada 4 niños y adolescentes tienen una enfermedad mental, y menos de un tercio de ellos recibe atención profesional. Como consecuencia, en Chile, las enfermedades neuropsiquiátricas son el grupo de enfermedades que produce el mayor impacto en la población, generando una gran discapacidad, morbilidad e incluso mortalidad. A pesar de ello existe insuficiencia en relación al tratamiento y los recursos asignados, ineficiencia e inequidad en la distribución de los profesionales, y retraso en el desarrollo de políticas y leyes que puedan mejorar la situación actual.

“Como adultos tenemos el gran defecto de invisibilizar los problemas de la infancia, y no darnos cuenta de que los niños pueden tener problemas y enfermedades de salud mental, lo que termina produciendo importantes efectos a nivel individual, escolar y familiar. Nos lamentamos que Chile tiene una de las prevalencia más altas del mundo en depresión, pero no queremos asumir la baja significancia, cobertura y presupuesto que dedicamos a la prevención y tratamiento en las etapas tempranas”, sentenció el Dr. Irarrázaval.

De acuerdo al investigador, otras patologías –como el SIDA o el cáncer– poseen significativos recursos para su prevención, sin embargo, no se hacen los mismos esfuerzos para prevenir la enfermedad mental. Al respecto, señaló “tenemos suficiente evidencia de que la prevención en salud mental no sólo es posible, sino que también es costo-efectiva, pudiendo obtener un retorno de 4 veces lo invertido, además de un mayor bienestar y calidad de vida para los adultos. La indiferencia asociada a la enfermedad mental es resultado del estigma, pero también de la poca capacidad que hemos tenido los profesionales por abogar por quienes no tienen voz ni son capaces de salir a la calle”.

Fuente: AACAP, MIDAP, Clínica Las Condes

Comments are closed.